Camila Osorio vive su cuento de hadas

0

(Prensa Federación Colombiana de Tenis ).- El lugar donde las colombianas han vivido el júbilo en el pasado, también fue el mismo para la primera consagración de Camila Osorio (Equipo Colsanitas, Club Comfanorte). Parece que la Copa Colsanitas tiene un encanto especial y de ello podrían dar fe Fabiola Zuluaga y Mariana Duque. La primera ganó cuatro de sus cinco títulos aquí; la segunda cosechó en esta tierra su único WTA. Ahora Camila estrena su palmarés en el torneo más importante de Colombia y de Sudamérica. Sin dudas, un cuento de hadas.

“Esta semana ha sido de locos (risas) Una semana de ensueño, me siento en un sueño donde no me quiero despertar”, expresa la colombiana en su primera frase quien además recuerda cuando en 2010, precisamente la última vez que una colombiana triunfó en la Copa Colsanitas (Mariana Duque), imaginaba el momento cuando ella estuviera en ese escenario.

“Cuando Mariana Duque ganó el torneo en 2010 yo estaba detrás de ella porque hacían el torneo de chiquitos y yo me lo gané, así que quería una foto con ella sí o sí. Para mí siempre fue una ilusión jugar aquí. Ahora ver que gané mi primer título WTA es algo increíble”, sostiene.

Así, Camila Osorio supo que cuando se tiene la oportunidad de jugar en el torneo de casa, siempre hay que entregar la mejor versión. La colombiana exprimió al máximo el acceso directo al cuadro principal, aunque por obvios motivos, desde la partida no era la favorita para quedarse en el trofeo. Cinco jugadoras del top 100 presentes y muchas expertas en esta superficie se adelantaban como candidatas, pero el nombre de la colombiana fue tomando fuerza día a día, partido a partido.

Apenas cedió un set en su camino al título, y precisamente fue en la intensa final donde terminó derrotando a la eslovena Tamara Zidansek, 93 del mundo, por 5-7, 6-3, 6-4 en casi tres horas de partido. Un partido enérgico, de muchos nervios, pero que demostró la garra de la colombiana de imponerse ante los diversos momentos adversos que tuvo el partido.

En el primer set, la europea se mostró con mayor soltura y una enorme confianza. Desde el fondo era poco penetrable; cualquier pelota cómoda en la derecha era una oportunidad para poner a arder la bola y dejar en riesgo a Osorio, que aunque llegó a ser la primera en quebrar, terminó cediendo en el tramo final del set.

“En el primer set ella jugó muy bien, pero yo tampoco le estaba jugando como le tenía que jugar”, revela. “Allí traté de pegar y hacer lo que ella hacía, pero me tomaba la iniciativa por la derecha, me abría un poco y tenía que estar defendiendo”.

Pero estar en desventaja no era motivo para dejar de pelear para ninguna de las dos jugadoras. Con Zidansek sacando 5-4 para ganar el primer parcial, sucedió un game de devolución perfecto que puso a Camila viva en el partido. La cuestión era mantener el servicio, pero la cucuteña no pudo llevarlo a cabo. Un nuevo quiebre puso a la eslovena con otra oportunidad de tener la ventaja, la cual esta vez no desaprovechó.

El set de ventaja elevó a la top 100. Su intención era dar la estocada final y poder conquistar, finalmente, su primer evento WTA. Llegó a estar dos veces con quiebre a favor y se notaba en mejor forma de cara a lo que restaba.

Sin embargo, el empujón del público que se presentó en el Country Club de Bogotá fue vital para darle vida, pero también una decisión propia de Osorio: disfrutar. “Decidí no estresarme tanto porque quería ganar y me desesperaba. Quería ganar más puntos porque sentía que no estaba sumando tanto; pero me solté, me reí en muchos momentos y disfruté de la final. Eso me ayudó”. Así, en un abrir y cerrar de ojos Camila pasó de ser dominada a dominar; de estar 2-3 abajo a ganar cuatro games seguidos y poner la final en completa igualdad.

Ese envión fue decisivo para el set final. Camila se dio cuenta que tenía cerca la oportunidad y estaba dispuesta a tomarla, pero también era momento de muchos nervios, estar tan cerca del objetivo podía hacer que la mano temblara. Un quiebre en el quinto game fue fundamental para encarrilar la victoria, una ventaja que tuvo que defender con los dientes al superar siete oportunidades de quiebre en dos juegos, cinco de ellos en el momento donde sacó para partido.

Y ante la primera oportunidad llegó el éxtasis. Una pelota en la red de Zidansek puso a Camila a arrodillarse ante el polvo de ladrillo. No se lo creía. Sencillamente lo había logrado. Fue capaz de conquistar una corona especial para las colombianas; fue capaz de demostrar que tiene la madera para estar entre las mejores del mundo.

Con este, son siete los títulos WTA de sencillos que acumula Colombia en su historia, seis de ellos logrados en la Copa Colsanitas (cuatro por Fabiola Zuluaga, uno por Mariana Duque y uno por Camila Osorio), mientras que el restante lo logró en 1999 Zuluaga en Sao Paulo.

“Tener este torneo es muy importante para mí porque es un trampolín al no tener eventos tan grandes en Sudamérica. Significa demasiado saber que esto me da la oportunidad de jugar torneos un poco más grandes, así que toca aprovechar con los pies en la tierra”, confiesa.

Con el logro de ser la colombiana más joven en ganar un torneo WTA de sencillos y la tercera jugadora que, tras recibir un wildcard, se queda con la corona (Zuluaga en 2002 y Schiavone en 2017), Camila Osorio viajará esta misma noche a Estados Unidos para jugar la próxima el WTA 250 de Charleston, evento donde recibió una excepción especial por llegar a las instancias finales en Bogotá.

SUS TRIUNFOS

Número uno del mundo Junior en 2019

Campeona del Us Open Junior 2019

Medallista de los Juegos Olímpicos juveniles en Argentina

Subcampeona del master de china

Campeona del Torneo ITF Bonfiglio en Italia

Campeona  en el ITF Túnez

Campeona de la ITF copa del café en Costa Rica

Bicampeona Mundial del  ITF de barranquilla

Campeona de Grado 1 de paraguaya Bowl

Campeona de Banana Bowl de Brasil ITF 18 años

Campeona del Suramericano G1 en Brasil

Campeona Suramericana en las categorías Sub-12- Sub-14 Sub-16

Medalla de oro en los Juegos Centro Americanos y del Caribe

 

REGISTROS SORPRENDENTES

Además de coronarse como campeona de la Copa Colsanitas, su primer torneo WTA, Osorio, de 19 años, logró varios registros inéditos para una tenista colombiana.

Por un lado, antes de su derrota este sábado frente a la australiana Astra Sharma, por dos parciales de 7-6 y 6-1, la colombiana había alcanzado ocho victorias consecutivas, algo que ninguna tenista nacional había alcanzado hasta el momento.

Osorio consiguió, en tan solo dos semanas, dos semifinales al hilo de competiciones WTA 250 por primera vez en su carrera.

Además, también, logró cuatro victorias contra cuatro rivales Top 100, en el escalafón de la WTA, y en menos de 20 días (Tereza Martincova (98º), Tamara Zidansek (93º), Magda Linette (51º) y Christina Mchalle (91º).

Como si fuera poco, en el circuito mundial femenino de tenis, desde 2008, Osorio es la tenista con el ranking más bajo en conseguir un campeonato de la WTA, en la final más prolongada que se ha disputado en este 2021 con un tiempo de dos horas y 48 minutos y que se jugó el pasado fin de semana en Bogotá.

Excelentes números para Osorio que además sigue sorprendiendo con su carisma y bondad dentro de la cancha.

Un gran presente para la nortesantandereana que, como dato extra de su gran momento, hace parte de las seis jugadoras con más victorias seguidas en 2021 dentro sel circuito WTA (Naomi Osaka (10), Ashleigh Barty (9), María Camila Osorio (8), Garbiñe Muguruza (8), Sara Sorribes(8) y Elise Mertens (8).)

You might also like More from author

Leave A Reply